¿Conoces la tecnología de corte Láser?

El corte con láser es una técnica empleada para cortar piezas de diversos materiales caracterizada en que su fuente de energía es un láser que concentra luz en la superficie de trabajo. Para poder evacuar el material cortado es necesario el aporte de un gas a presión como por ejemplo oxígeno, nitrógeno o argón.


Una máquina corte láser, a través de la tecnología que emplea para su funcionamiento, ofrece un amplio abanico de posibilidades de corte en una extensa gama de materiales. Al utilizar esta máquina prácticamente no existen los límites en diseños en cortes, pudiendo realizar cortes muy complejos con una gran precisión de manera rápida, por lo que el tiempo y dinero invertido en la producción de piezas de diferentes características es menor que si utilizáramos otras herramientas de corte.

La historia de los equipos de corte láser se remonta al año de 1965, cuando se utilizó por primera vez una máquina diseñada por la compañía estadounidense, Western Electric Engineering Research Center para perforar los troqueles de los diamantes. Un par de años más tarde se comenzaron a cortar metales con máquinas de chorro de oxígeno asistido por láser y posteriormente este método fue utilizado para cortar titanio. La eficiencia de un corte láser llevó a los ingenieros a adaptar láseres CO2 para poder cortar materiales no metálicos y en la actualidad existen máquinas de corte láser especiales para ciertas aplicaciones en una gran variedad de modelos y marcas.

Para entender el funcionamiento de una máquina corte láser es necesario que definamos en primer lugar qué es un láser. Un láser es un dispositivo diseñado para concentrar un haz luz en un punto específico; se compone de un par de espejos, de un medio activo que permita amplificar la luz (en estado sólido, gaseoso o líquido) y de un haz de luz o corriente eléctrica que dará la energía al medio activo. El nombre de este dispositivo es amplificación de luz por emisión estimulada de radiación, láser por sus siglas en inglés (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation) y hoy en día tiene muchas aplicaciones industriales, médicas y en telecomunicaciones.

El láser se encuentra por lo regular en la parte posterior de las máquinas de corte y emite un haz de luz hacia una serie de espejos que se encargan de reflejar el haz hasta la cabeza del láser donde se direccionará la luz hacia abajo. Antes de que la luz salga de la máquina, pasa por un medio activo que se encarga de amplificar el haz. En máquinas CO2 el dióxido de carbono es el medio que desempeña esta tarea, mientras que en otros equipos se utiliza un lente granate de aluminio de itrio dopado de neodimio (Nd YAG) para amplificar el haz de luz.

Los materiales con que se fabrican estos equipos puede variar, y aunque los mejores espejos y lentes con que pueden estar equipados son de diamante y oro, debido a los altos costos de estos materiales es poco común que se utilicen. En su lugar, se usan espejos de silicio y lentes de selenurio de zinc o germanio, que son igual de resistentes y eficaces que el oro y el diamante.

Como ya mencionamos, una máquina de corte por láser te permite hacer diseños complejos alcanzando una alta precisión, esto se debe a que el láser tiene la capacidad de moverse siguiendo cualquier trayectoria a una alta velocidad. Además, según la potencia de corte del equipo, se pueden cortar materiales diversos de mediana densidad. Estos equipos actualmente tienen un funcionamiento automatizado gracias al CNC (control numérico por computadora) que permite, además de mantener una distancia constante entre la superficie del material y el emisor de luz, programar comandos que controlan la velocidad y el diseño a seguir según las necesidades de cada corte y material.

Para cortar los materiales el láser concentra el haz de luz sobre un punto que se vaporiza por acción de la energía térmica. Por esto, algunas personas tienen la creencia de que utilizar una máquina de este tipo puede dañar los materiales por el calor, sin embargo, gracias a su precisión, el calor se dirige únicamente al punto que se desea cortar a una alta velocidad, razón por la que no existe riesgo de estropear la pieza si se utiliza el equipo de manera correcta.